Exfoliante labial – DIY

Creo que puedo afirmar con bastante seguridad que soy la persona menos constante y más impaciente del mundo… así que tan pronto como llegaban los meses fríos acompañados de mi eterno rival -el viento- mis labios comenzaban a resentirse. Se me secaban muchísimo, la fina piel empezaba a resquebrajarse y, con mi poca paciencia, al final acababa tirando de la mayoría de ellos… Constantemente, había alguien diciéndome que no lo hiciese y tan pronto como sufría las repercusiones (labios sensibles, dañados e incluso con postillas), me arrepentía e intentaba no volver a hacerlo. Pero había una fuerza superior a mi que hacia que lo volviese a hacer (una y otra y otra vez…).

Pero esto es historia! El pasado invierno decidí embarcarme en el mundo natural y con ello empece uno de mis hobbies favoritos: hacer mis propios productos. Los exfoliantes labiales es una de las cosas más sencillas de hacer en tu casa y lo primero que hice. Al principio estaba un poco escéptica, porque digamos que no es el típico producto que todo el mundo tiene en su neceser y dudé mucho de su eficacia. Leyendo experiencias de otras personas y los beneficios de los exfoliantes labiales, decidí probar y no pienso pasar ningún otro invierno sin ellos.

El caso es, que por muy raro que pueda parecer, exfoliar tus labios es de lo mejor que puedes hacer para evitar los labios secos y resquebrajados (aparte de beber mucha agua). La razón detrás de esto es que exfoliar ayuda a eliminar las células muertas, dejando nuevas capas de la piel suaves expuestas que absorben muchísimo mejor la hidratación de los bálsamos labiales y la mantienen mas. (Nota: tener los labios secos puede ser indicio de deshidratación, así que bebe mucha agua también). Y lo mejor de todo es el aspecto que los labios cogen, hidratados y muy lisitos.

Olvídate de esas postillas tan molestas y ponte un pintalabios llamativo con este DIY tan sencillo.

Exfoliante labial casero natural

Imagen 1: Exfoliante labial casero natural

Ingredientes (básicos): 

La cosmética natural es super creativa y divertida. Puedes experimentar todo lo que quieras y modificar cualquier receta para incluir tus ingredientes, olores y sabores favoritos. Yo voy a dar una receta general con algunos consejos que sirve para cualquier exfoliante labial que se te ocurra, pero tened en cuenta que puedes modificarla como quieras para añadir tus ingredientes favoritos o ¡para usar aquellos que ya tengas en la cocina!

Con esta receta se obtiene un total de 10 gramos de producto.

  • Azúcar o sal [7 gramos, aproximadamente correspondiente a 69.5% del total]. Como bien te imaginas, este elemento es el que va a proporcionar los gránulos que exfoliaran. Puedes usar azúcar moreno, azúcar blanca (o mezcla de ambas) o incluso sal. Yo, personalmente, no recomiendo la sal porque puede contrarrestar el efecto del aceite y resecar los labios. Por otro lado, el azúcar le da un dulzor especial y como vas a aplicarlo en los labios… pues si te comes un poco, eso que te llevas. El azúcar cuanto mas fino mejor porque es menos abrasivo para la piel de los labios. Uno de mis favoritos… es usar el azúcar vainillado que puedes comprar en el Mercadona. Le da un olor y sabor a vainilla sin la necesidad de comprar aceites esenciales. Por supuesto, también puedes usar azúcar blanca (preferentemente porque tiene menos olor que la morena) y echarle extracto de vainilla o usar vainas de vainilla.
  • Aceite [3 gramos, correspondiente a 30% del total]. El aceite va a darle esa extra hidratación que los labios tanto necesitan. Una de las principales causas de esos pellejitos es causada por el viento, frío o el sol que resecan los labios. Yo recomiendo el uso de aceite de oliva (extra virgen y si conoces la fuente mucho mejor), girasol, coco o almendra, pero puedes elegir cualquier otro. Yo use aceite de oliva que es una buena opción porque es muy hidratante y además asequible, sin embargo, para algunas aplicaciones el olor puede ser muy fuerte (hice un exfoliante corporal que estoy deseando terminar por esta misma razón, pero en el labial la vainilla contrarresta el olor). El aceite de girasol se puede encontrar en la gran mayoría de cocinas y es un poco más ligero que el aceite de oliva en olor, color y viscosidad pero menos hidratante. El aceite de coco (que se ha puesto muy de moda) deja una sensación menos viscosa en los labios pero a temperatura ambiente esta solidificado por lo que puede dar un aspecto más de mantequilla a tu exfoliante. Puede ser una buena opción si no quieres que el exfoliante sea muy granulado sino que sea más cremoso.  Por último, el aceite de almendra tiene propiedades buenísimas para la piel pero es bastante más caro y difícil de encontrar. Si decides usarlo, ten en cuenta que puede dar reacción a gente con alergias a frutos secos. Y, por supuesto, puedes jugar con mezclas de aceite para obtener los beneficios o la consistencia que buscas.
  • Vitamina E natural (opcional) [1 gota, correspondiente aproximadamente a un 0.5% del total]. La vitamina E es un antioxidante que previene el daño en la piel, la regenera y nos protege del sol. Además, actúa como un preservativo natural. El uso de este aceite es completamente opcional, puesto que los ingredientes usados en este exfoliante no necesitan preservativos, pero su uso prolonga la vida de los aceites (tardan más en ponerse rancios) y proporciona beneficios para los labios. Si no usas vitamina E, no te preocupes, tu producto no se va a poner malo en 3 días. Todos los aceites que he comentado deberían durar más de 1 año y típicamente, 2 años. También puedes meter el exfoliante en la nevera si quieres prolongar su vida. Si deseas cambiar el aceite por cualquier otro, primero asegúrate de que no se pone rancio pronto, puedes consultar esta página para mas información, bajo el apartado shelf-life. De todas formas, antes de usar el exfoliante (o cualquier otro producto que hagas basado en aceites) huélelo y si huele a rancio o pasado, ¡tíralo! El aceite puede volverse tóxico y ocasionarte una fuerte reacción en la piel y labios.
    Imagen 2: Ingredientes y elementos que vas a necesitar

Yo soy la primera que una vez que saco el tiempo para hacer algo, quiero hacer un montón de cantidad para no tener que estar re-haciendo cosas cada dos por tres… La verdad es que es muy conveniente ir al armario y tener el producto ahí listo para ti, pero incluso aunque te parezca poca cantidad, puedo decirte que llevo con este exfoliante tres meses ya y todavía me queda para largo. Así que no te recomiendo hacer cantidades grandes, porque te arriesgas a que se ponga malo y al final tengas que tirar tus preciados ingredientes a la basura (sí, me ha pasado varias veces y todavía estoy intentando aprender de mis errores)

Preparación: 

Los exfoliantes labiales son uno de los DIY de cosmética natural más sencillos y rápidos de hacer del mundo! Son perfectos para adentrarte en el mundo de la cosmética casera. Prácticamente podrías mezclar todo junto y seguramente tendrías un buenísimo resultado, pero a mí me gusta hacerlo en este orden:

  1. Mezclar el aceite con el aceite de vitamina E. Si mezclas el aceite con el azúcar (o sal) y después añades las gotas de aceite de vitamina E, corres el riesgo de que la vitamina E no se distribuya homogéneamente por todo tu exfoliante y puedes acabar con zonas sin este antioxidante y con otras de alta concentración.
  2. Incluir el resto de ingredientes y asegurarnos de que obtenemos una mezcla bien homogénea. Este paso incluye el uso de otros ingredientes para darle sabor o color, como aceites esenciales o colorantes alimentarios. Mira el apartado de “Alternativas/Extras” para sugerencias.
  3. Echar el azúcar (o sal). En este paso empezarás a ver la consistencia de tu exfoliante labial. Si quieres un aspecto más granulado, simplemente añade más azúcar (o sal). Si por lo contrario, quieres un aspecto líquido, añade más aceite. Para otras consistencias mira el apartado de “Alternativas/Extras”.
  4. Verter en tu recipiente… y ¡listo!

Como recipiente, yo usé un par que tenia de un pack de botes de viaje que compre en el Primark por 1.5 €. Simplemente, porque lo tenia ya comprado y me encanta reutilizar cosas. Si no tienes ningún recipiente adecuado que puedas re-usar, también puedes comprar estos en Amazon. Cualquier recipiente que no sea muy grande te servirá.

Las pegatinas que yo use, las puedes encontrar en Aliexpress, aunque tardan bastante en llegar. Hay muchas más opciones y un truquín: hay veces que tienen extra descuento en la aplicación del móvil. Si no quieres esperar o quieres que tu pegatina esté en español, don’t you worry, aquí tienes un descargable gratis.

Para usarlo:

  1. Aplica tu exfoliante con la punta de tu dedo, en movimientos suaves y circulares sobre tus labios. Déjalo durante un minuto para beneficiarte de las propiedades hidratantes y regeneradoras de los aceites y después limpia tus labios con un paño húmedo sin presionar demasiado. No quieres dañar la piel tan fina de los labios.
  2. Aplica bálsamo labial para hidratar los labios. ¡No te olvides!
  3. ¡Ya está! Así de sencillo, ahora a disfrutar tus labios suaves

Úsalo como mucho una vez a la semana en invierno y una vez cada dos semanas en verano para tener los labios más envidiados.

Alternativas/Extras: 

Como he dicho antes, puedes modificar la receta anterior a tu antojo y te animo a que pruebes y des con la fórmula que te guste más.

En mi exfoliante el olor lo da el azúcar vainillado, no tengo ningún colorante añadido y, como puedes ver en la foto, la textura es bastante granulada. Si prefieres una consistencia más liquida o espesa, para ello puedes:

  1. Usar miel. Substituye el aceite por la miel. La miel le dará un aspecto más cremoso y si añades la cantidad necesaria, los gránulos se distribuirán uniformemente por la mezcla. La miel otorga mucha hidratación pero puede ser un poco pegajosa.
  2. Alguna manteca, como la de karité o cacao. Estas mantecas son sólidas a temperatura ambiente pero tan pronto como tocan los labios se derriten y parecen aceites. El efecto es muy curioso. Puedes simplemente substituir el aceite por alguna de estas mantecas. A la hora de mezclar los ingredientes, necesitarás derretir la manteca en un baño maría a temperatura suave antes de añadir el resto de ingredientes. Cuando se enfríe completamente tomará un aspecto más cremoso. Si quieres apresurar este proceso, métela en la nevera y en dos horas como mucho debería estar listo.
  3. Cera de abeja. La cera de abeja le dará una consistencia más sólida, como la de un bálsamo labial que se derretirá ligeramente en contacto con los labios. En este caso,  añade cera de abeja a la receta. De nuevo, deberás derretirla en un baño maría a temperatura suave antes de añadir el aceite y resto de ingredientes. Puede que necesites ajustar el porcentaje entre la cera y el aceite dependiendo del clima en el que vivas. Cuanto más calor hace, más cera hace falta para mantener la textura sólida.

También se pueden añadir aceites esenciales para darle un tono de olor al exfoliante. Si lo haces, añade solo un par de gotas (0.5 % -1%) y asegúrate de que has probado el aceite esencial en tu piel antes (en una zona no visible, pon una gotita y espera 24 horas para ver si tienes alguna reacción). Yo recomiendo el aceite esencial de lavanda y menta. No uses aceites esenciales cítricos porque son fotosensibles, es decir,  si se usa y después nos exponemos a la luz del sol o rayos UV pueden aparecer manchas, irritaciones o erupciones sobre la piel, algunas permanentes.

Y si quieres ponerle una nota de color, puedes usar colorantes naturales o de comida (depende de a que nivel de natural aspires). De nuevo, añade solo un par de gotas (0.5% – 1%) para que no te tiña los labios temporalmente. Como ejemplo, si sigues la receta que he compartido y añades colorante rosa puedes tener tu propio exfoliante labial como el ¡Lush Bubblegum!

Algunas de mis combinaciones favoritas: azúcar vainillado con aceite esencial de lavanda, usar manteca de cacao y aceite esencial de menta o sustituir el azúcar por café molido! Me encanta el olor…

¿Por qué hacerlo tú misma?: 

  • 100% natural. Sabes perfectamente que has echado en tu exfoliante y tú misma has buscado la calidad de los productos que has decidido incluir. Nadie puede engañarte y venderte algo natural que en realidad lleve productos químicos, sintéticos o modificados genéticamente.
  • El precio. El exfoliante de Lush por ejemplo, cuesta 7.50 € por 25 gramos (0.30 € por gramo). Nuestro producto sale aproximadamente, de acuerdo a mis cálculos, por 0.0061 € por gramo (0.6 céntimos por gramo). Así no parece mucho ahorro, pero la misma cantidad que el exfoliante de Lush nos saldría por ¡16 céntimos!. Para estos cálculos he asumido precios medios para los ingredientes:
    • 4 € por litro de aceite oliva extra virgen.
    • 0.77 € por 105 gramos de azúcar vainillado (de acuerdo al precio actual en Mercadona). Te saldría incluso más barato si compras azúcar normal.
    • 10 € por 100 ml de Vitamina E Natural.
  • En muchos exfoliantes labiales del mercado he visto ingredientes como:
    • Sabor (o Flavour) sin especificar, por lo que no sabemos exactamente que hay.
    • Parfum/Fragance. Esta es una de las peores palabras que podemos encontrar en la lista de ingredientes si no viene acompañada de asteriscos refiriéndose a aceites esenciales o obtenidos a partir de plantas.  Esta palabra se refiere a mezclas de quimicos y esencias que la empresa no revela.Como puedes observar en el link, la base de datos de EWG’s Skin Deep le da su maxima nota de alerta (8) indicando que este ingrediente puede ser dañino para la salud y apunta a distintos estudios por alterar el sistema inmune y reproductivo, ocasionar dermatitis y alergias.
    • Phenoxyethanol. Preservativo y fragancia química.

 

Descargables Gratis: 

Solo para tí: etiqueta para tu exfoliante labial hecha con todo el amor del mundo y receta en formato imprimible.

Da rienda suelta a tu imaginación y ponte a probar! No olvides compartir tu creación y en los comentarios. Me encantaría escuchar tu experiencia, éxitos y también fails 🙂

Nos vemos el próximo Miércoles y mientras tanto… keep natural 😉

 

Extra: Si quieres generar otras cantidades de producto, aquí te explico con detalle como calcular las cantidades. Para el azúcar y el aceite, solo tienes que multiplicar el porcentaje por el total que quieres conseguir y dividir por 100. Por ejemplo, para el aceite es: 30×10 = 300 /100 = 3 gramos.

Para la vitamina E, los cálculos son un poco mas complejos pero también los desarrollo por si te interesa. En la receta se especifica 0.5% del total (0.5×10/100=0.05 gramos), por tanto queremos 0.05 gramos de vitamina E. ¿Cómo traducimos eso a gotas? Aproximadamente hay 20 gotas por cada mililitro (esto es una aproximación que podéis ver en varias fuentes) que podemos a su vez aproximar a 20 gotas por cada gramo (Atención: esto es cierto para el agua, para resto de sustancias no es completamente cierto porque no todos los líquidos tienen la misma densidad.. pero sirve como aproximación de andar por casa). Teniendo esto en cuenta, solo tenemos que multiplicar 20 gotas/gr x gramos que queremos, que quedaría: 20×0.05 = 1 gota.

 

Nota de transparencia: Este post contiene algunos enlaces de los que me puedo llevar una pequeña comisión. Quiero dejar claro, que tu precio es el mismo, la comisión la paga la empresa en cuestión (no tú!) por contribuir a sus ventas. Tu pagarás lo mismo y a la vez contribuyes a este humilde blog para que pueda comprar más productos con los que experimentar.
Aprovecho para indicarte que si te subscribes a iherb usando mi código LBF100, tú tienes 5$ de descuento en tu primera compra y yo me beneficio en mi próxima compra.

One comment

  1. nccmifkwyc says:

    It¡¦s truly a nice and helpful piece of info. I¡¦m satisfied that you simply shared this useful information with us. Please stay us informed like this. Thanks for sharing.

Leave a Reply